1. La experiencia de los demás

Ya sea que trabajes como freelance o para una compañía grande, el coworking te permite aprovechar las ideas y experiencias de otros emprendedores en diversas industrias. Desde enviar pruebas a varios miembros del coworking, hasta simplemente pedir la opinión de alguien que se sienta a tu lado. La información y las opiniones están a tu disposición.

2. Cambio de rutinas

Los espacios de coworking tienden a ser lugares más abiertos y colaborativos, con características y diseños modernos. Esto puede ayudar a romper la monotonía cotidiana de la configuración corporativa. También brindan una variedad de espacios de trabajo flexibles, desde áreas abiertas hasta oficinas privadas. ¿A quién no le gustaría cambiar la rutina de espacio de trabajo?

3. Balance entre trabajo y vida social

Trabajar en un espacio de coworking te permite mejorar el balance que existe entre el trabajo y tu vida social. En los espacios de coworking no solo se trabaja, sino también podrás encontrar una cantidad de actividades enfocadas en el crecimiento y entorno de los emprendedores, así como también actividades para unir a la comunidad en un ambiente totalmente social.

4. Networking

No importa la situación laboral, conocer a otros es parte de la descripción del concepto“coworking”. Ya sea que estés buscando un nuevo miembro para el equipo o un nuevo cliente, la creación de redes es importante para crecer. En un los espacios de coworking, no solo tiene acceso directo a otros miembros. ¡Tienes la posibilidad de aprovechar sus redes también!

5. Aprender y desaprender

Una de las cosas más difíciles es aprender lo que no sabes. Una de las maneras más rápidas de aprender esto es interactuar con personas de diferentes orígenes y disciplinas. El coworking te permite dejar tu burbuja y trabajar con otros que saben lo que no sabes, y de esta forma puede abrir tu mente encontrando capacidades que jamás pensabas que tenías.

6. Energía

La persona promedio pasa aproximadamente un tercio de su vida trabajando. La mayoría de los espacios de trabajo compartido tienen un buen equilibrio de espacio productivo y áreas de colaboración donde se puede “sentir” la creatividad y la innovación que tienen cada lugar.

7. Comunidad

Cuando trabajas en una oficina tradicional, es difícil ver cómo la empresa afecta a la comunidad local. Muchos espacios de trabajo compartidos como Oasis, se encargan de crear vínculos y actividades que impulsan y aportan de manera positiva la comunidad, el barrio, los negocios locales y establecer relaciones de beneficio mutuo.

8. Diversidad

No hay datos exactos que puedan hablar de cuánta diversidad hay en este tipo de espacios, pero muchos de estos espacios albergan a un grupo más diverso de personas de distintos ámbitos que los lugares de trabajo convencionales. Además, los espacios de coworking se prestan para emprendedores nómadas que se encuentran viajando todo el año. No cabe duda que en un coworking encontrarás diferentes empresas y diferentes nacionalidades y proyectos.